sábado, 5 de noviembre de 2016

Lo que una escritora y madre puede enseñar a sus colegas escritores


Maribel Orgaz - info@ocioenfamilia.com
El jueves pasado asistí un año más a la rueda de prensa de los Premios Planeta. Dolores Redondo con Todo esto te daré ha sido la ganadora y el finalista Marcos Chicot con El asesino de Sócrates.

Lo presentaba Julia Otero que casi al finalizar el acto preguntó, primero al escritor, cómo conciliaba su vida familiar y la escritura. Chicot contestó que él no podía escribir en casa, que era su mujer quien al llegar de trabajar se ocupaba de los niños hasta que el volvía.

Dolores Redondo explicó que ella siempre había escrito en casa con los niños alrededor, "a veces hasta patinando y lo digo literalmente". "Yo no tenía un lugar apartado para escribir", continuó; pero tras el éxito obtenido con sus novelas ha podido acondicionar una habitación como despacho: "la puerta es de cristal y el mayor que tiene 17 años no, pero la pequeña con 11 viene y pega la boca...". La escritora continuó explicando que ella escribía cuando se iban al instituto y "cuando vuelven paro". Agradeció a su marido el apoyo y llego a decir que "este premio había sido para los dos".

El Premio Planeta es el premio mejor dotado del mundo en lengua española. Las novelas de Dolores Redondo han sido traducidas a más de 15 idiomas y su obra está publicada en 31 países.