jueves, 11 de junio de 2015

Escuchamos, paseamos, bailamos un minué y de paso, aprendemos - Carpetania Madrid


Este fin de semana son las Fiestas de la Calle del Pez y entre las actividades programadas, hay una muy especial para familias: la oportunidad de recorrer el barrio con  Carpetania, con su ruta familiar más solicitada: Cuentos e historias de la calle del Peztodo un éxito de la mano de Miriam Cano.

Entusiasmo total con esta ruta... 

Miriam Cano-Carpetania. Sí, la verdad es que es tan conocida que ya con el boca a boca funciona muy bien. Cada vez que se programa tenemos aforo completo. Lo hacemos siempre en domingo cada dos o tres semanas porque también tenemos otro recorridos y hay que encajarla en el total de la programación. 

Aprender con un paseo la historia de nuestra ciudad se ha de plantear de manera diferente si el público es una familia, sólo niños o sólo adultos. 

Sí, debe ser diferente: si la hubiésemos diseñado sólo para niños sería de otra manera. Cada grupo de familias es único pero ocurre algo parecido a los grupos sólo de adultos. Algunos niños vienen con mucho interés y otros hay que despertar su curiosidad. 

Los niños son así, tienen la genialidad de ser espontáneos y no lo van a ocultar. Tienen otro mundo, otro tempo y otra atención. Lo más delicado en la ruta siempre es la atención, y si son niños todavía más. Su energía sube y baja y hay que acompañarles en el viaje.  Por eso cuando comenzamos a preparar este paseo pensamos en hacerlo de forma diferente e ir intercalando narración mas propiamente dicha con momentos de bailes, chocolate, un casting de princesas, un workshop para ver qué hace el cuerpo cuando está endemoniado... nos reímos mucho.

Los elementos visuales, corporales y la sorpresa funcionan. Por ejemplo, comenzamos la ruta bailando una canción de Ara Malikian que es vecino del barrio. Abrimos el paseo con música y nos despertamos, al tiempo que rompemos el hielo en el grupo.

Habéis acertado plenamente con el formato.

Invitamos a los más jóvenes y tenemos claro que no pueden estar dos horas escuchando, hace falta otra otra cosa. Apostamos por dinamizar la ruta a través del juego y la interacción.  

A veces me pregunto en qué piensan los niños cuando sus padres les dicen que van a hacer una ruta por Madrid, qué creen ellos que se van a encontrar... y claro cuando nos ponemos a bailar les descolocamos un poco. Los adultos hacemos cosas de niños también y eso les encanta.

Me gusta pensar que no son mundos tan separados el de un adulto y un niño. Lo más bonito del paseo es ver bailar un minué a un padre y un hijo juntos. Eso es lo que funciona, que los niños se sienten parte de un grupo de adultos sin tener que dejar de ser niños y a los adultos les encanta jugar porque normalmente no pueden hacerlo.

¿Tenéis más rutas para familias? ¿Estáis preparando otras nuevas?

Tenemos una ruta que se llama Madrid Oculto en la que paseamos el barrio de Palacio y de Santiago a través de sus leyendas. Comenzamos con un pequeño teatrito en la que los asistentes me ayudan a contar la leyenda de por qué nos llaman gatos. Entramos en la Cripta de la Catedral de la Almudena y buscamos capiteles entre los que hay un pulpo y un caracol. ¡Hacemos un casting para elegir al competidor oficial de la rana salmantina!

También Paseamos con las Fábulas y Leyendas de Madrid en la que comenzamos en el viaducto de la calle Segovia .Otra ruta es Bagatelas, sobre curiosidades  y pequeñas historias cotidianas escondidas en nuestra ciudad, y seguimos trabajando en nuevas propuestas familiares.


Del 8 al 14 de junio
Carpetania Madrid. Gratuito, previa inscripción